Fundación Xochitla
Ir a la portada Contacto Mapa del sitio Inglés Tamaño de texto Tamaño de texto Tamaño de texto Carretera Circunvalación s/n,
Tepotzotlán, México, C.P. 54600
Teléfono: 5899 6600 Fax: 5899 6625
Aviso de privacidad
Premio Xochitla
Eventos
Todos los eventos
Sustentabilidad
Dimensión ambiental Dimensión social Dimensión técnica Dimensión económica
separador

Día Mundial de la Educación ambiental

Un camino hacia la sustentabilidad

Día Mundial de la Educación ambiental
Día Mundial de la Educación ambiental
Día Mundial de la Educación ambiental
Día Mundial de la Educación ambiental

¿Cuál es el papel de la cultura ambiental en la sociedad?, ¿cómo aporta esta disciplina a la búsqueda de las sustentabilidad?, ¿qué tanto hemos avanzado y cuanto falta por recorrer?

Esta y otras preguntas es conveniente plantearnos en las instituciones dedicadas a esta labor, en el marco de la conmemoración del Día de Mundial de la formación ambiental, celebrado el 26 de enero.

Es a partir de la publicación de “Nuestro Futuro Común” llamado también Informe Brutland (1987), que  surge el concepto de desarrollo sostenible (o sustentabilidad), el cual promueve un modelo económico-social-ambiental para la satisfacción de las necesidades de las generaciones presentes, sin comprometer las formas de vida de las futuras. En el informe también se afirma que es imposible llenar todas las supuestas necesidades humanas, ya que existen limitaciones determinadas por la capacidad de carga de los ecosistemas.

Surge entonces otro cuestionamiento. ¿Cómo concientizar a ese respecto?

Es ahí donde entra en el escenario del medio ambiente la disciplina socialmente  relativa  que busca ser una de las posibles respuestas a la promoción y búsqueda activa de la sustentabilidad.

Los antecedentes de ésta son varios, principalmente encuentros y pronunciamientos mundiales como la Declaración de Estocolmo en 1972, el Seminario Internacional de protección al medio que se llevó acabo en 1975 y  que tuvo como resultado la Carta de Belgrado, documento en el que se establecen los principios del cuidado y protección al ambiente  en el marco de los programas de la Organización de las Naciones Unidas. Se considera que la Conferencia de Tbilis (Georgia, URSS, 1977) fue el acontecimiento más significativo en la historia del Medio Ambiente. A partir de la conferencia fue posible llegar a acuerdos de impacto mundial, en la definición de los criterios y directrices que habrían de marcar en gran medida el rumbo del MB en el orbe. En 1987 se celebró en Moscú el Congreso Internacional sobre el cuidado y la protección del ambiente, posteriormente en 1992 la Conferencia de Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo (Cumbre de la Tierra), en Río de Janeiro (Brasil) donde surgen la Declaración de Río y la Agenda 21, de donde también se fijan algunas posturas y principios en materia de educación ambiental.

Hoy se puede decir que las corrientes y posturas son muchas, tan diversas como lo son las realidades locales y las problemáticas ambientales regionales. Pero de un modo u otro todas se conectan y apuntan a  que en distintos públicos meta se puedan presentar bases de información y despertar una toma de conciencia que posteriormente, desemboquen en una formación de conocimientos sobre el ambiente (con todas sus dimensiones) y el despertar de conductas activas de uso correcto del medio (Novo, 1998).

Una característica importante de este gran movimiento mundial, es que no se visualiza al educador ambiental como un mero “transmisor de información”. El papel del educador ambiental es idealmente el de facilitador, no la de un “dueño original del conocimiento” que debe ser transmitido. Por el contrario debe propiciarse la comunicación en dos direcciones (educador y sujeto que aprende), y a partir de las ideas principalmente de los participantes, su contexto y motivaciones; el educador ambiental facilita la construcción de conceptos propios (del alumno) y la adquisición de actitudes hacia el ambiente. Estas características y posturas pedagógicas incluso comienzan a volverse una generalidad en otras disciplinas y está comenzando a aceptarse una visión integral y transversal de la educación, dejando atrás la visión fraccionada del conocimiento (y de la realidad), que es justamente parte del problema de deterioro ambiental puesto que esa visión fragmentada no plantea las conexiones entre problemas-soluciones y causas-efectos. Hoy no existe un “modelo universal” de EA, y por el contrario las diversas corrientes son maleables, complementarias y adaptables a distintos contextos. De acuerdo con algunos autores, la EA parte de la toma de conciencia del entorno inmediato para a partir de ahí formar valores ambientales, que lleven a la construcción de conocimientos y su posterior impacto en la adquisición y sobre todo utilización de habilidades que detonen acciones individuales y/o colectivas que influyan y transformen la realidad ambiental (Gutiérrez, 2011).

Aunque hay quienes prefieren seguir una sola postura en Xochitla Parque Ecológico hemos preferido tomar lo mejor de todas ellas, creando una visión propia de la EA, y manteniendo una visión ampliada de la educación, que no se limita únicamente al ámbito de las ciencias naturales. Nuestros programas abarcan también aspectos sociales, económicos y técnicos (las otras dimensiones de la sustentabilidad) y se enfocan a distintos alcances y profundidad. Se han definido las siguientes dimensiones o enfoque para nuestros programas:

  • Sensibilización
  • Capacitación
  • Educación ambiental no formal en apoyo a la currícula escolar SEP
  • Desarrollo de material educativo y de comunicación
  • Gestión ambiental
  • Vínculo con la comunidad

Asimismo los públicos a los cuales se dirigen estos esfuerzos (principalmente urbanos que son los que corresponden a nuestro entorno más inmediato), están bien identificados y son atendidos de diferente manera con programas bien diferenciados:

  • Familias
  • Estudiantes y docentes
  • Especialistas en temas ambientales o de sustentabilidad
  • Grupos organizados por afinidad de intereses
  • Organizaciones de la sociedad civil
  • Entidades de gobierno
  • Empresas
  • Profesionistas
  • Productores, microempresarios
  • Comunidades rurales

Más que una respuesta concluyente a las interrogantes que se plantearon al principio de esta nota, se podría decir que la EA es una de las muchas posibles respuestas a la búsqueda de la sustentabilidad. Los educadores ambientales debiéramos buscar incidir en los públicos identificados en nuestro entorno, no para promover únicamente la generación de hábitos ambientales individuales que son de corto alcance y muy inmediatos. No porque ello sea malo, pero debe buscarse un impacto mayor promoviendo la construcción de ciudadanía, buscando la concientización individual primero, pero que después lleve a la organización social y la acción colectiva que puede tener mayor alcance e incidir en la vida pública. Solo así se tendrán avances significativos hacia la sustentabilidad.  Más que una felicitación por la conmemoración (como se acostumbra en otras celebraciones), esta fecha debe ser para reflexionar y para recordarnos que la EA es solo el camino trazado y no el objetivo, y que aún hay mucho por recorrer en esta disciplina que cada vez busca fortalecerse y profesionalizarse más. También  debe invitarnos a recordar que aquellos que no son doctos en temas ambientales, los ciudadanos comunes, también pueden (y deben) formar parte de esta inercia educativa que busca el bienestar colectivo. Todos podemos ser ejemplo de todos, y por lo tanto la educación ambiental en todas sus modalidades (formal, no formal e informal) representa una herramienta necesaria para la toma de conciencia sobre nuestro entorno y la mejora de la calidad de vida de manera integral.

>>Regresar a noticias

Xochitla Parque Ecológico Premio al Mérito Ecológico 2010
Noticias
27/05/2017
Entregan el Premio Xochitla, IV Edición, al Centro Mexicano de Derecho Ambiental A.C. (CEMDA).
Más información
27/10/2016
El Premio Xochitla, III Edición fue otorgado al Centro Mario Molina para Estudios Estratégicos sobre Energía y Medio Ambiente, A.C.
Más información
separador